BEAUTY SLEEP

Ya hemos escuchado del famosísimo “Beauty sleep”, pero ¿sabes por qué funciona?

Cuando dormimos nuestro cuerpo activa mecanismos de recuperación inmunológicos y fisiológicos que ayudan a recuperarnos de estresantes ambientales como la radiación ultravioleta y la restauración de la función barrera de la piel, por lo que la cantidad y calidad de tus horas de descanso impactan directamente en la salud de tu piel.

En un estudio en el que compararon la apariencia de la piel y envejecimiento prematuro, encontraron que en la gente con menor calidad de sueño se aceleraba la aparición de signos de edad: mayor cantidad de líneas de expresión, menor humedad en la piel y mayor irritación causada por el sol; todo porque era más débil la capacidad de la piel de repararse durante la noche.


Busca algún ritual nocturno que te ayude a relajarte y dormir bien: inicia con tu limpieza y cuidados faciales, una cena ligera, evita luces y pantallas en tu cuarto y organiza tu tiempo para poder lograrlo. ¡Si se puede! Es momento de cambiar hábitos. Empieza esta noche y platícanos cómo te sientes por la mañana!


Compartir esta publicación